Inicio > Noticias > ¿Alineamiento o alienación?

Noticias

Comparte con un amigo
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

¿Alineamiento o alienación?

28 de abril 2017

Annabella Zaccarelli, académica de la Universidad de Chile, fundadora del Coaching Fenomenológico. directora ejecutiva GRESSUS Consulting

Me parece interesante reparar en esto. En primer lugar, porque de paso es invitar a tomar consciencia de manera permanente, de que detrás de una palabra, hay tantas posibles significaciones como personas que la nombren o escuchen. En segundo lugar, porque cuando se habla de “alineamiento organizacional” o de “alineamiento estratégico”, pareciera ser que a veces fuera entendido como lograr una cierta “uniformidad”.

La diferencia es bastante, por no decir, radical. La uniformidad, hace referencia a “una sola forma”, el alineamiento hace referencia a la “dirección hacia la cual se dirige” un conjunto de personas, podríamos relacionarlo con el sentido y pensar desde ahí en una construcción conjunta de sentido.

Sin embargo, si la forma en que pretendemos lograr que un conjunto de personas se dirija hacia una misma dirección, es a través de “una sola forma de hacer” o bien de “una sola forma de ver las cosas”, creo que estamos a un paso de la alienación.

Cuando hablamos de “un solo modo de hacer las cosas”, imagino situaciones en las cuales el estilo de liderazgo que predomina, es más bien impositivo y paternalista, en el sentido de que tiene como supuesto que hay solo una forma de hacer las cosas, que la autoridad es la que “está en lo correcto” y conoce esa forma, quedando todas las demás formas posibles, excluidas y de paso, todas aquellas personas que podrían haber aportado enormemente justamente porque miran desde otras perspectivas.

Del mismo modo, cuando hablamos de “un mismo modo de ver las cosas”, tengo la sensación de que apareciera la esperanza de una mayor apertura, porque pareciera ser que al menos se está dando cabida a que los distintos integrantes de una institución tienen sus propias miradas, diferentes por cierto, así como sus propios anhelos. Sin embargo, creo que esa esperanza es una ilusión, si es que la pretensión que hay de fondo es que avanzar en el alineamiento, signifique avanzar en mirar de la misma manera o desde la misma perspectiva, nuevamente con un propósito implícito de que los otros dejen de pensar al modo en que lo hacen, para que piensen de una manera que le sea funcional a la organización.

En lo personal, siento que se abre una real esperanza, cuando entendemos el desafío del alineamiento organizacional y estratégico, como la invitación a un espacio sistemático de conversaciones que resulten en un espacio de real encuentro, a través del cual las personas realmente sientan que tienen cabida sus sentimientos y perspectivas y logrando escucharse y validarse en la diversidad, habiendo claridad también en las declaraciones estratégicas de la organización, poder trabajar para construir ciertos consensos que permitan llegar a un momento en que se sientan pertenecientes a una visión compartida. Para que esto ocurra, también es necesario que en este camino, haya espacio para que quienes no estén dispuestos a pertenecer a este propósito, pudiendo tener una transición que haga posible, que esto no represente para ellos una amenaza. Finalmente, pareciera ser que lo que está definitivamente a la base de este proceso, es la Confianza para atrevernos a ser quienes estamos siendo y desde ahí ver cómo co-construimos la realidad y nuestro futuro. Este, creo que es el origen desde el cual es posible pretender cultivar motivación y compromiso en las personas.

Volver a noticias