Inicio > Noticias > Eduardo Albornoz, docente del Diplomado en Dirección Financiera – El Mercurio

Noticias

Comparte con un amigo[ssba]
Eduardo Albornoz, docente del Diplomado en Dirección Financiera – El Mercurio

54,5% de los chilenos ahorra para un fondo de emergencia ante la eventualidad de quedar sin ingresos.

Pese a los indicadores que muestran una incipiente recuperación, compleja sigue siendo la situación financiera en la que se encuentran miles de familias debido a la pandemia y la consecuente crisis económica. Ante esta situación, contar con un colchón para las adversidades es un anhelo para muchos, pero que no todos pueden materializar.

Lo anterior es parte de las conclusiones de un sondeo realizado por la fintech Destacame.cl, donde siete de cada 10 chilenos consideran importante o muy importante tener ahorros en una entidad financiera, aunque solo un 39% declara tener algún tipo de reservas, ya sea como ahorro o inversiones a largo plazo.

Asimismo, casi 63% de las personas dice que ahorra mensualmente para metas a largo plazo, en tanto que un 54,5% indica hacerlo en alguna entidad con el fin de mantener un fondo de emergencia ante la eventualidad de quedar sin ingresos. En relación con esto último, un 29% de los encuestados considera que el dinero guardado para ese fin debiera ser equivalente a cuatro meses de gastos, un rango que, a su vez, se condice con lo que tardan, en promedio, los trabajadores desvinculados en encontrar un nuevo empleo, que es la causa más frecuente cuando se deja de percibir ingresos.

Además, 43% declara no contar con ahorros suficientes para cubrir los gastos básicos por más de dos meses en caso de quedarse sin su fuente de ingresos.

Arturo Ruiz-Tagle, cofundador de Destacame.cl, comenta que la brecha entre intención-acción de ahorrar se explica por factores estructurales y culturales. »Uno puede ser que el flujo de la caja mensual no alcanza para el ahorro, sobre todo en situación de pandemia, en que se vio una baja en el empleo e ingresos importantes, pero también se debe a la falta de hábitos y herramientas que faciliten el ahorro y acceso a productos adecuados», dice.

Por su parte, Gonzalo Edwards, decano de la Facultad de Economía y Negocios de la U. San Sebastián, señala que la »miopía» en este tema es un problema generalizado. »La gente se fija más en el corto plazo que en el largo. De hecho, es por esto mismo que los sistemas de pensiones son obligatorios en la mayoría de los países. Nos obligan, de una forma u otra, a ahorrar o a proveer para el futuro», dice.

Gian Luca Carniglia, académico de la Facultad de Ingeniería y Ciencias de la UAI, comenta que »la retórica liberal sobre la importancia del ahorro para la estabilidad financiera de las personas es engañosa, pues pone en el centro al individuo, responsabilizándolo de un deber que le es, para la inmensa mayoría, aritméticamente imposible. No es que la gente no lo haga por falta de información o educación; no ahorra porque se desenvuelve en un contexto social que lo presiona al consumo, pero que no le provee los medios suficientes para solventarlo».

Instrumentos para iniciar

Para quienes disponen de un excedente en sus ingresos a fin de dar el primer paso hacia la planificación a futuro de sus finanzas personales, diversas son las alternativas para iniciarse. Javiera Martínez, jefa de Experiencia de Plataformas de Destacame.cl, dice que hay varios tipos de cuentas de ahorro y con diferentes resultados, pero todas ofrecen la capacidad de mantener el dinero seguro y ser retirado según las necesidades de quien lo junta.

También están los depósitos a plazo, con el propósito de generar intereses y obtener reajustes en un período de tiempo. A mayor plazo, mejor será la retribución que se genere.

Entre los instrumentos de inversión están los fondos mutuos y las acciones, como también los bienes raíces.

Eduardo Albornoz, director académico del Diplomado en Dirección Financiera de Unegocios FEN UChile, dice que más allá de la realidad económica de cada persona, el orden del bolsillo se debe plantear con metas a futuro. »Ideal es separar los ingresos al recibirlos, registrar los gastos y ver dónde se pueden reducir, disminuir deudas al momento de saldar otras o reestructurarlas a largo plazo para alivianar la carga, y aquellos ingresos excepcionales no incluirlos dentro del presupuesto corriente y ahorrarlos».

Respecto al manejo del presupuesto, un 57% de los encuestados declara gastar más de lo que ingresa en el mes, cifra que baja respecto de mayo 2020, pero que sigue alarmando a los expertos al ser un porcentaje alto de personas que mensualmente generan un desbalance de presupuesto, endeudándose en el tiempo.

Para más información del diplomado haz click acá: https://unegocios.uchile.cl/programas/direccion-financiera/