Inicio > Noticias > ¿Falta capital humano? La respuesta podría estar en los seniors

Noticias

Comparte con un amigo[ssba]
¿Falta capital humano? La respuesta podría estar en los seniors

En los últimos meses, las empresas han alertado problemas para llenar sus puestos de trabajo, una realidad que se contrapone con la de los adultos mayores que no logran encontrar una oportunidad tras la pandemia. ¿Son ellos la solución para responder a la actual falta de capital humano que viven muchas industrias?.

Mientras la esperanza de vida va en aumento y en Chile ya hay casi 3,5 millones de personas mayores de 60 años, la pandemia convirtió a este grupo etario en el más vulnerable frente al Covid-19. Esa condición, junto al rápido impulso que tuvo la digitalización, como el mecanismo que muchas empresas encontraron para adaptarse frente a las prolongadas cuarentenas que las comunas del país vivieron, generó un impacto sobre el trabajo de los adultos mayores, que, según datos de la encuesta Casen 2020, cayó un 27,7%.

Un efecto que rompió el ritmo que el trabajo de la tercera edad venía experimentando hasta antes de la pandemia: de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), si en 2010 había 699.406 mayores de 60 años trabajando, en 2018 este número llegó a 1.384.336, es decir, se duplicó en menos de una década. Los expertos asocian esta alza a las bajas pensiones y a que muchos de ellos se sienten aun plenamente vigentes.

De hecho, cuando las empresas están advirtiendo serios problemas para atraer talento y lograr cubrir sus puestos de trabajo, este segmento podría tener la solución, incluso en un mundo donde la digitalización y la tecnología están marcando una gran parte de la vida diaria.

Sin embargo, la irrupción tecnológica que la pandemia aceleró, generó un nuevo desafío: la necesidad de adaptarse a un nuevo escenario laboral en las empresas.

Para Jorge Picasso, ingeniero jubilado y administrador de Experto Senior -plataforma que difunde la oferta laboral para profesionales de la tercera edad-, la digitalización afectó enormemente la forma en que se ejecutan tareas simples y rutinarias. A su juicio, frente a este reto, los adultos mayores tienen “experiencia en cambios, tienen conocimiento y dedicación a la tarea, sin preocupación de hacer carrera, ni preocupación de imagen”.

En la misma línea, Juan Fernando Luna, docente del diplomado en Gestión de Personas de Unegocios FEN U Chile y director de Factoría MUN, cree que la creciente digitalización genera la valorización de aquellas habilidades que son difíciles de automatizar, como la toma de decisiones, la generación de alternativas creativas, la capacidad de improvisación”.

De hecho, a juicio de la directora (s) de Senama, “la actualización y adquisición de conocimientos y competencias a lo largo del ciclo vital, permite a las personas continuar siendo un aporte a variados sectores de la economía, traspasando la experiencia acumulada y los nuevos conocimientos al quehacer laboral”. Una oportunidad tanto para las personas como para los empleadores, que valoran especialmente la responsabilidad y el compromiso de este segmento a la hora de contratarlos.

Persisten los prejuicios

En la actualidad aún existen muchos estereotipos negativos en torno a los trabajadores mayores, por ejemplo, en relación a una actitud de resistencia al cambio y a sus dificultades para aprender respecto a las nuevas tecnologías, explica Luna, quien recalca que se trata de prejuicios sin asidero en la realidad: “No existe evidencia que apoye su existencia y, en algunos casos, ni siquiera se ha investigado lo suficiente, simplemente se asume su veracidad sin cuestionarla”.

Esto, acota el docente, no sería prueba fehaciente de la capacidad del profesional senior para desempeñarse en su campo laboral, pero sí sería uno de los mayores obstáculos para que ellos puedan “seguir teniendo un rol relevante en el mercado laboral”.

Por eso -aunque la brecha digital no solo afecta a este sector, pero sí es al que más se le relaciona-, Asmad realza el trabajo en base al fomento de las tecnologías para la tercera edad que el Senama realiza: “Hemos fomentado diversas instancias de capacitación en este ámbito con el fin de acercar a las personas mayores a las nuevas tecnologías y promover su uso de manera frecuente”.

El problema, sin embargo, va más allá. Picasso alerta, desde la experiencia de Experto Senior, que actualmente no hay ofertas de trabajo para profesionales de este segmento etario, lo que sería la principal muralla para los adultos mayores que buscan trabajos calificados.

“Cuando el empleador busque al profesional experto, va a cambiar la actitud de éste, ya que humanamente es lindo entregar conocimiento y experiencia, y no llevársela a la tumba”, enfatiza Picasso.