Inicio > Noticias > Nuevas posibilidades para ser una organización inclusiva: ¿Cuál es el desafío?

Noticias

Comparte con un amigo[ssba]
Nuevas posibilidades para ser una organización inclusiva: ¿Cuál es el desafío?

Los expertos recomiendan trabajar con la idea de comenzar a tomar consciencia. ¿Cómo se avanza?

 

Tanto en Chile como en el mundo, la pandemia ha evidenciado que el trabajo a distancia es posible, lo cual ha abierto las posibilidades a las empresas para contratar a personas con movilidad reducida, ya que las barreras de infraestructura organizacional y del transporte ya no son un impedimento.
 
El punto es que cuando se habla de inclusión efectiva, se busca que todas las personas puedan ejercer el derecho a trabajar sin discriminación alguna y eso implica, por un lado, generar condiciones adecuadas para ejercer el trabajo, y por otro, generar espacios de apertura a la diversidad, valorando el aporte que cada persona puede hacer desde su condición particular.
 
De esta forma, la inclusión de personas en situación de discapacidad, ha demostrado múltiples beneficios organizacionales y, aunque en Chile tengamos una ley que exige cumplir una cuota de personas en situación de discapacidad, en empresas de 100 y más trabajadores, aún estamos lejos de lograrlo.
 
 
Las razones son diversas, sin embargo, hay un elemento claro en nuestra cultura, que tiene que ver con la dificultad para ejercer el derecho a la participación en el mundo laboral, cuando se trata de personas que forman parte de algún grupo minoritario, como por ejemplo, las personas en situación de discapacidad, los adultos mayores, grupos de diversidad sexual, migrantes, entre otros.
 

¿Cuál es el desafío para las organizaciones?

Tatiana Palma, docente del Diplomado en Gestión de Procesos y Operaciones Unegocios FEN U Chile afirma: “Creo que lo mejor es avanzar en la transformación cultural, lo que significa transformar la manera en la que hacemos las cosas, por lo tanto, debemos comenzar a cuestionar nuestras prácticas y construir de manera participativa nuevas formas de relación, descubriendo talentos, promoviendo oportunidades y abriendo posibilidades dentro de cada organización, con el objetivo de brindar experiencias de valor a cada integrante de la empresa, independientemente de su situación”, expone.

¿Qué hacer para avanzar hacia una cultura inclusiva?

Los expertos recomiendan trabajar metodológicamente, con la idea de comenzar a tomar consciencia de la inequidad en muchos temas y orientar su trabajo en generar condiciones equitativas para todos, mejorando la experiencia de los colaboradores e impactando directamente en su productividad dentro de la empresa.
 
Al respecto, Tatiana Palma, comenta: “Personalmente recomiendo el Modelo Integral del Cambio, desarrollado en el 2017 por el profesor Unegocios, Juan Bravo, ya que muestra una perspectiva sistémica para abordar procesos de cambio, donde, en primer lugar, las empresas se deben preguntar ¿qué organización quieren ser? y ¿cómo se alinea esta respuesta con la misión y visión estratégica de la organización?, ya que desde ahí toma más fuerza cualquier iniciativa que se quiera desarrollar para avanzar en espacios inclusivos”.
 
Luego, el objetivo es identificar líderes con apertura y sensibilidad e involucrarlos, constituir un equipo de trabajo participativo y posicionar el tema en la organización, sensibilizar y capacitar a las personas en temas que habitualmente desconocen y preparar a los equipos para estar abiertos a la diversidad e incorporar la mirada inclusiva de manera formal en los procesos de la organización.
“En definitiva, la invitación es a abrir la conversación en la empresa, eliminar los prejuicios y sumar voluntades para generar espacios más amables para todos”, concluye la docente.
×

Conversemos

(horario de atención de lunes a viernes de 08:00 a 18:00)

× ¿Cómo puedo ayudarte?